LA PERCEPCIÓN DEL TIEMPO - El blog de CerQana

LA PERCEPCIÓN DEL TIEMPO Gestionando el tiempo autismo

Gestionar el tiempo se puede convertir en todo un reto para las personas con autismo. Puede complicarse saber o calcular cuánto tiempo ha pasado desde un hecho hasta otro.

Nosotros es algo a lo que probablemente no le damos importancia, que hacemos sin darnos cuenta. Sin embargo, para una persona con autismo, el paso del tiempo funciona de otra manera. Pueden tener problemas a la hora de “parar” de hacer una actividad, y ponerse a hacer otra distinta. El paso de una actividad en la que están disfrutando para empezar otra, que por ejemplo, implique el cambio de espacio, puede significar para ellos mucho estrés y ansiedad.

QUÉ HACER PARA MEJORAR EL MANEJO DEL TIEMPO Y LA TRANSICIÓN ENTRE ACTIVIDADES

Para reducir este problema, es de suma importancia que ellos tengan estructurado y pautado de antemano el tiempo que se dedicará a cada actividad y en qué lugar se realizará.

  1. USO DE APOYOS VISUALES.

    Siempre tenemos que tener a mano una agenda, horario, etc. en la que el niñ@ pueda ver de manera gráfica y sencilla en qué momento del día está, cual es la actividad que está realizando y las siguientes del día. Las agendas proporcionan rutinas predecibles y con consistencia, además de ayudar a trabajar la flexibilidad y la independencia. También hay muchas aplicaciones para la gestión del tiempo, en la que el niñx puede ver el tiempo estimado para, por ejemplo, lavarse los dientes, y verá un temporizador que se va agotando a medida que debe terminar la actividad.

  2. COMPRENSIÓN.

    Todos estos recursos y apoyos visuales no son útiles si no los acompañas de una persona que le explique, con consignas sencillas y directas. No des rodeos ni utilices más de un comando en una frase. Es útil trabajar con secuencias de imágenes que expliquen los acontecimientos, mientras tu explicas paso a paso cada imagen. Por ejemplo, ponerse la ropa. Pincha en este enlace para una explicación más en profundidad de estrategias.

  3. SONIDOS.

    No todo tiene que ser visual. Los propios temporizadores pueden indicarse mediante sonidos, o por ejemplo con una canción. Buscamos canciones que duren el tiempo que consideramos que debe tardar X actividad y así asociará que cuando termine la canción él debe terminar la tarea que esté haciendo.

  4. OBJETOS

    Hay niñxs que prefieren estímulos físicos antes que visuales o sonoros. Puedes utilizar objetos físicos, por ejemplo, dándole un objeto determinado que marca el inicio de una actividad, y el cambio de objeto significa cambio de actividad. Pueden ser peluches que tengas en casa, o cualquier objeto que te parezca adecuado.

  5. MARCAR MUY BIEN EL FIN DE UNA TAREA.

    Es importante que entiendan cuando una tarea se ha terminado. Para ello, como decíamos, es muy útil el uso de temporizadores, tanto visuales como acústicos. Las actividades deben tener un principio y un fin bien delimitado y marcado.

  6. PARA TERMINAR

    …Refuerza de manera positiva todos lo que haga bien. Introduce de manera paulatina los cambios en las actividades. Introduce actividades que le gusten para que los cambios sean menos estresantes. No le metas prisa de manera excesiva, pues conseguirás el resultado opuesto a lo que esperas. La tranquilidad es la clave.

Puntualizar que cada niñ@ es un mundo, por lo que quizás a uno le funcionan mejor los recursos acústicos y a otro los visuales, etc.  Sed muy observadores, investigad cuáles son sus preferencias, y trabajad en base a ello con los especialistas.

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.