¿QUÉ HAGO CUANDO…? SOBRE CASTIGOS Y CONSECUENCIAS - El blog de CerQana

¿QUÉ HAGO CUANDO…? SOBRE CASTIGOS Y CONSECUENCIAS
AUTISMO TEA

En discusiones sobre autismo en el contexto de la escuela, algunos profesores prefieren atajar y ahorrarse la parte formativa, e ir directamente a la pregunta: “Ahá, ¿pero y qué hago cuando X hace Y…?” En las escuelas siempre se ha utilizado el castigo como solución inmediata a cualquier conducta indeseada, y por lo general, suele surtir efecto rápidamente. Sin embargo, la utilización excesiva y de forma incorrecta acarrea muchas más consecuencias negativas de las que a podría parecer.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LOS CASTIGOS/ ADVERTIR DE LAS CONSECUENCIAS?

Advertir de lo que puede pasar si no hacemos X cosa o directamente aplicar castigos, puede tener diferentes objetivos, por ejemplo, 1) Reforzar una conducta, 2) Eliminar o debilitar una conducta indeseable, 3) Neutralizar una conducta durante una crisis

EL USO DE LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS / CASTIGOS

Las consecuencias negativas funcionan para la gran mayoría de los alumnos, como puede ser, el quedarse sin recreo, aumento de tareas, etc. Aparentemente, consiguen neutralizar la conducta no deseada, o al menos, reducirla. Mediante los castigos, se consigue una solución rápida y que no requiere mucho esfuerzo (aunque sin plantearnos porqué el alumnx responde como queremos) Sin embargo, estos castigos y advertencias no suelen funcionar en los casos de niñxs con autismo.

TÍPICOS CASOS EN QUE SE ABUSA DE LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS / CASTIGOS Y QUE SE DEBERÍAN EVITAR

  • Cuando se aplican pasado el tiempo; Los niñxs con autismo no van a establecer una relación entre el castigo y la “conducta indeseada”.
  • Cuando se aplican durante mucho tiempo; La repetición durante un tiempo prolongado de estos castigos dejan de surtir efecto, los niñxs con autismo rápidamente se harán inmunes a las advertencias, o conseguiremos aumentar sus niveles de ansiedad o quizás querrán evitar ir a los lugares o clases en las que sabe que pueden recibir castigos.
  • Castigos generalizados. Castigos que afectan a la clase en general sin tener en cuenta la diversidad y los diferentes alumnxs.
  • Castigar excluyendo al alumnx con autismo o llevarlo a otro lugar, o incluso expulsándolo, en vez de incluirlo.
  • Castigar sin tener en cuenta el motivo de la conducta. En muchos casos las conductas que no son “deseadas” son en realidad la única forma que el alumno tiene para comunicar algo, simplemente lo hace de una forma que el profesxr no considera adecuada.
  • Alumnxs con autismo pueden necesitar más instrucciones para “portarse de forma adecuada” es decir, no sirve de nada un castigo si no se les explica con instrucciones cómo se espera que sea su conducta. A veces se les dice que dejen de hacer tal cosa pero el alumnx simplemente no sabe cómo reemplazar ese comportamiento por otro que sí es adecuado.

En el siguiente post hablaremos sobre el uso de las consecuencias positivas de forma adecuada, para reforzar conductas de forma positiva.

Aún no hay comentarios

Tu correo electrónico no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.