Practicar yoga contra el deterioro cognitivo - El blog de CerQana

Practicar yoga contra el deterioro cognitivo Según un estudio de la UCLA reduce el riesgo de Alzheimer

“Históricamente, y de forma anecdótica, se ha creído que el yoga era beneficioso en el envejecimiento activo. Esta es la demostración científica de ese beneficio” afirma Harris Eyre, co-autora junto con Helen Lavretsky, del estudio publicado el pasado 10 de mayo por la universidad UCLA de California, financiado por la Alzheimer’s Research and Prevention Foundation que concluye que la práctica regular de yoga ayuda a reducir el deterioro cognitivo.

El estudio se ha desarrollado durante tres meses, en los que un grupo de 25 personas mayores de 55 años han asistido a clases de yoga y meditación. Se han comparado los resultados atendiendo a cambios en su comportamiento y su actividad cerebral con los de personas que practican entrenamientos de memoria. Los participantes del estudio sufrían algunos problemas de memoria, como tendencia a olvidar nombres y caras, citas o rutinas.

Once de los participantes recibieron una hora semanal de entrenamiento de la memoria y 20 minutos diarios de ejercicios de memoria, basados en técnicas probadas y contrastadas, ampliamente utilizadas. Los otros catorce recibieron una clase semanal de 1 hora de yoga y pacticaron 20 minutos diarios de meditación. Pasadas 12 semanas los investigadores registraron una mejora en ambos grupos en cuanto a capacidades de memoria verbal, pero la de los participantes del grupo que había meditado y practicado yoga era muy superior. Estos, además, habrían mejorado en sus habilidades de memoria visual y espacial, la cual es esencial a la hora de orientarse. El grupo que practicó yoga y meditación también redujo sus niveles de depresión y ansiedad, lo que es muy importante a la hora de afrontar el deterioro cognitivo. “Cuando sufres deterioro cognitivo o pérdida de memoria, sueles también enfrentarte a una creciente ansiedad que suele derivar en depresión”, declara Lavretsky.

Utilizando imagenes de resonancia magnética los investigadores confirmaron mejoras en la memoria que se correspondían con cambios perceptibles en la actividad cerebral. Estas imágenes mostraron unos cambios mayores en el grupo que había practicado yoga, mientras que los cambios en el otro grupo eran apenas perceptibles. Los investigadores atribuyen este resultado a diversos factores, incluyendo la reducción del estrés y la mejora del estado de humor y la resistencia a la ansiedad. Esto favorece el crecimiento de la producción de la proteina que estimula las conexiones neuronales, y de telomarasa, la proteína que reemplaza el material genérico perdido o dañado.

Enlace a la publicación original del artículo
Changes in Neural Connectivity and Memory Following a Yoga Intervention for Older Adults: a Pilot Study, Harris Eyre et al., Journal of Alzheimer’s Disease 52 (2016) 673-684

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.