CONOCIENDO EL DIAGNÓSTICO - El blog de CerQana

CONOCIENDO EL DIAGNÓSTICO En primera persona, Mariano Grueiro

Mariano Grueiro, adulto diagnosticado con autismo, del blog https://hipersintiendo.blog/ y fotógrafo profesional, escribe sobre cómo fue conocer su diagnóstico.

Soy Mariano…

y soy una persona con autismo. Siempre supe que funcionaba de modo diferente, pero hasta los 39 años no tuve un diagnóstico. Ahora, gracias a poder ser yo mismo, puedo centrarme en mis capacidades y no en mi grado de normalidad, que me robaba toda mi energía.

Para mí el autismo es una condición neurológica en el que la personas con autismo tenemos un patrón neuronal diferente al patrón neurotípico. A su vez, entre nosotros cada autismo es diferente, y eso supone un reto a la hora de entendernos, y al mismo tiempo una riqueza.

Desde los cinco años sabía que funcionaba de modo diferente a los demás. Desde los siete años tenía ya la total seguridad de esto: lo único que pasaba es que los demás se empeñaban en que no funcionaba de modo diferente y tenía que adaptarme, y ni siquiera tenía un nombre.

“Para muchos profesionales, no me pasaba nada (…) solo era un inútil, un torpe”

Jamás disfruté de la intervención de un profesional (hoy voy a terapia quincenalmente, además de ser atendido por una psiquiatra, que me ayuda con medicación, en esto entraré después). Para el personal del sector educativo o sanitario, yo era alguien que no merecía ya no más, si no en todo caso menos atención. Por eso fui diagnosticado tan tarde. Para muchos profesionales “no me pasaba nada”, y llegados al caso era un inútil, un torpe, alguien que los demás tenían derecho de quien pasar en el caso de profesionales, o con quien meterse caso de personas de cualquier edad.

Así las cosas, llegamos al punto de partida: solo era posible buscar ayuda si yo pedía ayuda, pero comencé por eso y todos me ignoraron, a todas las edades, en varias décadas. Cuando hay madres o personas con autismo que dicen que se les viene el mundo encima porque hablan de diagnóstico tardío con 13 años, que piensen en mí. O cuando piensan que sin una intervención temprana ya no hay nada que hacer. No es que no sirva la intervención temprana. Hay que luchar por ella, pero en cualquier caso las personas con autismo somos personas y no merecemos ser relegados tengamos 20, 40 o 70 años.

Desde el diagnóstico mi vida ha dado un giro grande, por el trabajo de los profesionales, y por el mío. Lo digo porque hay adultos con autismo que no valoran el esfuerzo de los profesionales especializados en autismo, y muchos profesionales se están dejando la vida en mejorar la calidad de vida de las personas con TEA. Es común (en el caso de las mujeres con autismo más aún), el que sobrevives a base de mimetizar comportamientos que encuentras “normales”. Buscas esa normalidad, no tanto por el hecho de querer ser normal como que eso es más garantía de no entrar en conflictos que si eres tú mismo. Con el diagnóstico, no me sirvió como a otras personas con autismo, el hecho de decir “Jo, tengo autismo, que sorpresa”. No. En mi caso, yo ya sabía que tenía autismo, pero fue el decírselo al resto de la sociedad, gran parte de la cual sigue descalificando nuestra diversidad funcional. Y el diagnóstico fue el verme con el valor suficiente para abandonar lo que yo llamo la “coraza neurotípica”. Ese camuflaje social que tenemos por supervivencia. A esos adultos sin diagnosticar yo les digo: sí, da miedo vivir sin este camuflaje, pero esta “coraza” nos consume muchos recursos. Todos, en realidad.

El diagnóstico “fue como nacer de nuevo”

Y no permite aprovechar el potencial y las capacidades que todas las personas tenemos. En mi caso, estaba acabando conmigo, psíquica y físicamente. El diagnóstico fue como nacer de nuevo, en el sentido de saber que me merecía otra oportunidad para reiniciarme, y por primera vez en mi vida, comenzar a ser yo mismo. Desde entonces ha sido mucho trabajo, pero también han sido muchas satisfacciones.

Mariano Grueiro

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.