¿Es real la falta de empatía en las personas con TEA? - El blog de CerQana

¿Es real la falta de empatía en las personas con TEA? El estigma de la falta de empatía

Foto por Caroline Hernandez

En muchas ocasiones la gente tiene la percepción de que las personas con TEA tienen dificultad en ponerse en el lugar del otro, en solidarizarse y tener empatía con el resto.

Sin embargo, hoy os explicaremos el porqué no es así, desmontando ese mito.

PORQUÉ NO ES FALTA DE EMPATÍA

1# SINCERIDAD ANTE TODO

Las personas con TEA son sinceras y siempre van con la verdad por delante. Sin embargo, en el mundo de los neurotípicos esto es inaceptable. Siempre hay que ir con cuidado con lo que se dice, porque fácilmente podemos ofender a alguien. Por otra parte, la persona con autismo sufre el hecho de que el resto siempre se ande con rodeos para decir las cosas. No comprende el porqué todo debe ser “adornado”. Así pues, es evidente que no es que la persona con autismo no piense en que sus palabras quizás ofenderán al otro, sino que simplemente las dice tal y como las piensa (y además, por lo general, espera que su entorno también le hable clara y directamente).

2# NECESIDAD IMPERIOSA DEL CARIÑO

Las personas tenemos la necesidad del contacto físico para demostrar “cariño”. Sin embargo, las personas con autismo puede ser que no muestren esa necesidad, e incluso en ocasiones todo lo contrario. Un aborrecimiento o rechazo del contacto físico. De nuevo, no es que la persona no quiera mantener ese contacto físico porque rechace a la persona. Es porque él no tiene esa necesidad, y además le resulta cargante. Sin embargo, somos nosotros los que no somos capaces de ponernos en su piel y entender que no debemos culparle por no querer darnos besos y abrazos. Aclarar, por supuesto, que depende de la persona, algunos no soportarán el contacto físico, otros lo tolerarán y a otros les encantará.

3# LAS FIESTAS Y FECHAS FESTIVAS

Por lo general (aunque siempre hay excepciones) a la gente les suelen gustar las fiestas. Reuniones en las que montones de gente se juntan en un solo espacio y en las que se hacen regalos. Sin embargo, esto suele ser el infierno de la persona con TEA. No solamente por el ambiente lleno de estímulos y gente de aquí para allá, sino también por el supuesto de que debemos saber qué le gustará a la otra persona que le regalemos. De nuevo, no es que la persona no le importe lo que siente el otro (en caso de regalar algo que no gusta), sino que no lo comprenden. De nuevo, somos nosotros los que no comprendemos como ellos se sienten.

4# FALTA DE EMPATÍA POR NUESTRA PARTE

Como no entendemos porqué las personas con autismo se comportan del modo en qué lo hacen, automáticamente decidimos que es porque no les importa el resto. Nosotros somos los primeros que no nos ponemos en su lugar. En muchas ocasiones somos nosotros los que tenemos falta de empatía. Porque no entendemos el porqué a ellos supuestamente “no les importa lo que sentimos”. El problema es cómo nosotros demostramos que el resto nos importa. Por ejemplo, no decir las cosas adornadas para no herir, para ellos simplemente es mentir. Las personas con TEA demuestran de muchas formas que el resto les importa. El problema es que quizás no de la forma en que nosotros esperamos o queremos que lo hagan.

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.