¿Qué es la dispraxia? - El blog de CerQana

¿Qué es la dispraxia? Dispraxia y autismo

¿Qué es la dispraxia?

La dispraxia se caracteriza por una falta de coordinación de los movimientos, que suele ir acompañada de otros trastornos, que pueden ser tanto cerebrales como verbales. La dispraxia suele afectar en la realización de actividades cotidianas, dificultando planear, coordinar y ejecutar movimientos físicos. Por otra parte, la persona con dispraxia suele tener claro lo que quiere hacer, el problema es que sus respuestas motoras no corresponden con su intención, generando esto mucha frustración.

Diferentes clases de dispraxia

La dispraxia puede afectar diferentes tipos de movimientos. Se divide en:

  • Dispraxia ideomotora: Dificulta completar tareas motoras de un paso, como peinarse y decir adiós con la mano.
  • Dispraxia ideatoria o ideacional: Dificulta ejecutar una secuencia de movimientos, como lavarse los dientes y hacer la cama.
  • Dispraxia oromotora, también llamada apraxia verbal o apraxia del habla: Dificulta la coordinación de movimientos musculares necesarios para pronunciar palabras. Los niños con dispraxia puede que no articulen bien al hablar y sea difícil entenderlos, porque son incapaces de pronunciar.
  • Dispraxia constructiva: Dificulta entender las relaciones espaciales. Los niños con este tipo de dispraxia pueden tener dificultad copiando formas geométricas o para usar bloques de construcción.

CÓMO IDENTIFICARLA

Si notas alguno de estos síntomas en tu hij@, coméntalo a tu especialista, para poder ajustar mejor el diagnóstico.

Signos de alerta en niños pequeños

  • Se ensucia mucho cuando come, prefiere comer con los dedos en vez de utilizar un tenedor o una cuchara
  • No puede montar un triciclo o jugar con una pelota
  • Está atrasado en cuanto al control de esfínteres
  • Evita los juguetes de construcción y rompecabezas
  • No habla tan bien como los otros niños de su misma edad y podría no decir palabras hasta los 3 años de edad

Signos de alerta en preescolar y en los primeros años de primaria

  • Se tropieza con frecuencia con las personas y las cosas
  • Tiene dificultad para aprender a saltar
  • Tarda en desarrollar el dominio de la mano derecha o la izquierda
  • Se le caen objetos frecuentemente o tiene dificultad para sostenerlos
  • Tiene dificultad para sostener lápices y para escribir y dibujar
  • Le cuesta trabajo utilizar botones, cremalleras y broches
  • Habla lentamente o no puede pronunciar las palabras
  • Tiene dificultad para hablar a la velocidad, al volumen y tono apropiado
  • Tiene problemas para jugar e interactuar con otros niños

Signos de alerta en primaria y en la escuela media

  • Trata de evitar los deportes y las clases de educación física
  • Tarda mucho tiempo en escribir debido a su dificultad para agarrar los lápices y trazar las letras
  • Tiene problemas para mover objetos de un lugar a otro, como por ejemplo, las piezas de un juego de mesa
  • Tiene problemas con los juegos y las actividades que requieren coordinación del ojo y la mano
  • Le cuesta trabajo seguir y recordar instrucciones
  • Le cuesta permanecer parado por largo tiempo, debido a la debilidad del tono muscular

Signos de alerta en bachillerato

  • Tiene dificultad con los deportes que incluyen saltar y montar bicicleta
  • Tiende a caerse y tropezarse, choca con cosas y personas
  • Podría hablar continuamente y ser repetitivo
  • Podría olvidar y perder cosas
  • Tiene problemas para darse cuenta de las señales no verbales de los otros

AUTISMO Y DISPRAXIA

Como veis en las descripciones, algunas se identifican con los signos propios del autismo. En algunos casos de autismo, los niñ@s pueden ser torpes y no tener coordinación, mostrar dificultad para escribir a mano, montar bicicleta, atrapar una pelota o correr. Sin embargo, esto no quiere decir que tengan dispraxia. Es importante, por otra parte, que el especialista se asegure de si el niñ@ con autismo, en efecto, también tiene dispraxia, para poner remedio de una forma más adecuada que si lo tratáramos como si solo fueran dificultades derivadas del autismo. En caso de que el niñ@ con autismo también tenga dispraxia, poder poner un tratamiento adecuado a ello hará que, en general, se mejore y avance en dificultades que quizás creíamos que eran debidos al autismo. 

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.