DIFERENCIAS SENSORIALES, OÍDO - El blog de CerQana

DIFERENCIAS SENSORIALES, OÍDO
CÓMO AFECTA EN EL DÍA A DÍA LAS DIFERENCIAS SENSORIALES EN EL AUTISMO

Anteriormente dedicamos un post sobre cómo las personas con autismo procesan la información de forma distinta, y cómo esto les afecta en su día a día. En el post anterior nos centramos en el sentido de la vista, pincha aquí si te lo perdiste. Como os contábamos, sus sentidos pueden ser mucho más sensibles de lo habitual, o por el contrario, ser poco sensibles y necesitar estímulos más fuertes.

Sensibilidades sensoriales

Hoy nos centraremos en el sentido del oído.

BAJA SENSIBILIDAD

Al contrario de lo que se cree, no todos las personas autistas les molestan los ruidos y no les gustan los lugares ruidosos. Existe el caso contrario, en el que la sensibilidad a los sonidos es baja.

  • Puede ser que solo escuche los sonidos a través de un oído, el otro con capacidad auditiva parcial o inexistente
  • Puede no escuchar sonidos en particular
  • Puede ser que le gusten los lugares muy ruidosos, sonidos fuertes y estridentes, o dar portazos y/o dar golpes con objetos

Puedes ayudar utilizando otros apoyos que se centren en los demás sentidos, como la vista o el tacto, y asegúrate de que la otra gente es consciente que esta baja sensibilidad, y que la tienen en cuenta para poder comunicarse de forma efectiva. Asegúrate de que actividades y experiencias relacionadas con los sentidos son incluidas en sus actividades del día a día, para que sus necesidades sensoriales sean satisfechas. Esto es importante ya que al tener una baja sensibilidad, tendrá una baja recepción de estímulos y por lo tanto deberás crearlos tú expresamente.

ALTA SENSIBILIDAD

  • El sonido puedo percibirse mucho más alto y/o distorsionado
  • Puede ser capaz de escuchar conversaciones en la distancia
  • Incapacidad de centrarse en un sonido – dificultades para concentrarse debido a sonidos de fondo que interfieren

¿Escuchas un sonido en tu cabeza? Parece como si te golpeara y te chillara. Como un tren retumbando en tus oídos

Powell, J., in Gillingham, G. (1995)

Puedes ayudar:

  • Manteniendo ventanas y puertas cerradas para reducir sonidos externos
  • preparar y anticipar a la persona cuando inevitablemente se tiene que acudir a lugares muy concurridos
  • tener preparados tapones, auriculares o cascos para la persona, con música si la persona así lo prefiere
  • colocar a la persona lo más lejos de puertas o ventanas en el aula
  • permitir el uso de los auriculares en el aula

Recuerda que tienes un post dedicado a la vista, pincha aquí si te lo perdiste. 

Continuaremos con los demás sentidos en los siguientes posts, no te los pierdas 😉

 

Aún no hay comentarios

Tu correo electrónico no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.