CONSEJOS PARA ESTRUCTURAR LAS COMIDAS - El blog de CerQana

CONSEJOS PARA ESTRUCTURAR LAS COMIDAS
ALIMENTACIÓN Y AUTISMO

Hemos hablado sobre el tema de las comidas y el autismo en posts pasados. Puedes leerlo aquí si te lo perdiste. Según un estudio llevado a cabo por Sarabeth Broder-Figert, profesora asistente de pediatría en la Universidad de Boston, las personas con autismo son cinco veces más propensas a desarrollar algún tipo de problema relacionado con la alimentación.

ESTRUCTURAR LAS COMIDAS

Todos los niños, con o sin autismo, se benefician de un orden y estructuración en las comidas. Las diferentes comidas del día deben realizarse más o menos a la misma hora, y en los espacios destinados especialmente para este fin, como son la cocina o el comedor. Para ayudar a tu hijo a que se siente en la mesa durante la comida, debes asegurarte de que coméis juntos de forma regular en el espacio designado, evitando el máximo de distracciones posibles:

  • Es preferible evitar la televisión mientras se come, especialmente el uso de móviles, a no ser que se utilice la tablet o el móvil como temporizador u otros apoyos específicos para la hora de comer
  • Evita que coma de pie o en posiciones extrañas, o que se levante continuamente

Si por ahora no has conseguido que tu niño/a se siente en la mesa a la hora de comer, empieza por períodos de tiempo muy reducidos, aunque sean 5 minutos o incluso solo segundos. Progresivamente cada día añade un poco más de tiempo, hasta llegar a los 15 o 30 minutos en los que debería tener tiempo para comer.

DIETA BALANCEADA

Es importante que tu hijo coma de forma balanceada, evita comidas precocinadas y demás. Esto debes aplicarlo a ti mismo, puesto que no puedes esperar que tu hijo/a quiera comer aquello que tú no comes.

  • Evita expresar disgusto por las comidas, los niños copian el comportamiento de los adultos. Estarán más dispuestos a probar algo si el resto de la familia también lo come.
  • Trata de ofrecerle nuevas comidas. Algunos niños no aceptan probar algo nuevo hasta después de habérselo ofrecido entre 15 o 20 veces. Por otro lado, algunos niños con autismo presentan un sistema sensorial distinto, por lo que es probable que detesten realmente algunos tipos de comida, ya sea por su olor, gusto, aspecto o tacto. No le obligues a comerlo. Puede que pruebe alguna comida y la escupa, y diga que está malísimo. No hay que preocuparse. No quiere decir que nunca le vaya a gustar.

ELOGIA LOS PEQUEÑOS LOGROS

  • Cuando consigas, por ejemplo, que se siente en la mesa el tiempo estipulado, no dejes de decirle lo bien que lo hace y lo orgulloso/a que estás.
  • Verbaliza y expresa claramente aquello de lo que estás contento/a, como por ejemplo “genial, has probado las zanahorias!!!” Hazlo incluso si solamente huele, chupa o muerde una nueva comida, pues ya es un paso.

Estructurar la hora de comer ayuda e implementar un horario y lugar específicos de forma regular ayuda a mejorar las comidas del día a día a aquellos niños que tienen dificultades con la comida. Estas pautas son genéricas y no responden a problemas sensoriales específicos. Para ello, te recomendamos que leas este post en el que podrás hacerte una idea del perfil sensorial de tu hijo/a. Por otro lado, es importante como siempre, trabajar de la mano de un profesional que valore el caso específico.

CerQana puede ayudarte en la implementación de rutinas y estructuración del tiempo. Puedes crear rutinas que se repitan durante toda la semana y avisen a la hora de comer, acompañándolas de pictos o imágenes.

PC

Puedes registrarte y probarlo aquí si estás en el ordenador.

MÓVIL

O descargar la app aquí si estás en el móvil. 

 

 

Aún no hay comentarios

Tu correo electrónico no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.