DIFERENCIAS SENSORIALES, TACTO - El blog de CerQana

DIFERENCIAS SENSORIALES, TACTO
CÓMO AFECTA EN EL DÍA A DÍA LAS DIFERENCIAS SENSORIALES EN EL AUTISMO

Anteriormente hemos hablado sobre cómo las personas con autismo procesan la información de forma distinta, y cómo esto les afecta en su día a día. En los posts anteriores nos centramos en el sentido de la vista, oído, olfato y gusto. Como os contábamos, sus sentidos pueden ser mucho más sensibles de lo habitual, o por el contrario, ser poco sensibles y necesitar estímulos más fuertes.

Sensibilidades sensoriales

Hoy nos centraremos en el sentido del tacto.

TACTO

BAJA SENSIBILIDAD

  • Aprieta o agarra a otros fuerte, necesita hacerlo para sentir algún tipo de presión, ya que su sensación al contacto es menor
  • Su tolerancia al dolor es alta
  • Al comer, puede ser que no note la comida en su boca
  • Puede tener tendencia a autolesionarse (para sentirse)
  • Le gusta sentir objetos pesados (por ejemplo las mantas de peso) encima
  • Puede ser que huela las heces, que le guste su textura
  • Mastica cualquier cosa, incluyendo ropa y otros objetos no comestibles

Puedes ayudar:

  • Ofrécele alternativas, déjale experimentar con diferentes texturas como gelatina, harinas, arena o agua
  • Cómprale mantas, chalecos, etc de peso y permítele usarlo cuando lo necesite
  • Para masticar, dale diferentes alternativas, diferentes tipos de chicles, caramelos sin azucar, pajitas, u objetos de silicona especialmente diseñados para masticar, como por ejemplo estos collares 

ALTA SENSIBILIDAD

  • El contacto físico puede ser doloroso y desagradable, puede no gustarle que le toquen y esto puede afectar las relaciones con otros.
  • No le gusta tener nada en los pies o manos.
  • Tiene dificultad en lavarse los dientes o lavarse el pelo, porque la cara y cabeza son muy sensibles
  • Puede notar texturas de la comida muy desagradables
  • Solo tolera ciertos tipo de ropa o texturas

Cada vez que alguien me toca duele; siento como si fuego recorriera mi cuerpo.

Gillingham, G. (1995)

Puedes ayudar:

  • avisando a la persona si vas de tocarla – acércate de frente
  • recuerda que un abrazo puede ser doloroso en vez de reconfortante
  • cambiando la textura de la comida (por ejemplo, tal vez prefiere el puré a la comida entera)
  • introduciendo diferentes texturas de forma lenta y paulatina
  • introduciendo gradualmente texturas al tacto, por ejemplo: una caja con diferentes materiales y texturas
  • permitiendo a la persona completar las actividades por si misma (peinarse y lavarse) así pueden hacerlo de forma que sea cómodo para ellos
  • darle la vuelta a la ropa, así no hay costuras y eliminar cualquier tipo de etiqueta o cosa que pueda molestar
  • permitir a la persona elegir y vestir la ropa con la que se sienta cómoda

Más información en: National Autistic Society Reino Unido

Aún no hay comentarios

Tu correo electrónico no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.