APRENDIZAJE EN POSITIVO - El blog de CerQana

APRENDIZAJE EN POSITIVO
AUTISMO Y CASTIGOS

En el post anterior estuvimos hablando sobre los castigos y el uso de las “consecuencias negativas”, es decir, si haces X te pasará Y. Pincha aquí si te lo perdiste. Sin embargo, podemos hacer uso de estas “consecuencias” de forma positiva. Ten en cuenta que siempre debes evaluar la situación concreta y después actuar en consecuencia.

Aquí te dejamos una lista de recomendaciones antes de aplicar un castigo, y algunas medidas alternativas

¿CÓMO ACTUAR CUANDO SE DAN COMPORTAMIENTOS “INADECUADOS”?

  • Primero, determina el caso de forma individual.  Después, pregúntate, ¿este comportamiento realmente necesita ser corregido? En caso afirmativo, ¿qué efecto tendrá un castigo ahora y a lo largo del tiempo?
  • Se tratan de establecer una serie medidas predeterminadas cuando se da un comportamiento no deseado, sin embargo, en el caso de los niñxs con autismo la estandarización de medidas suele ser inefectiva. Se debe identificar en cada caso porqué el niñx actua de la forma que lo hace y actuar en consecuencia en ese momento y lugar concretos. El contexto es muy importante.
  • Pregúntate si la medida o castigo que vas a aplicar le va a servir en un futuro para la próxima vez que se encuentre en esa situación. ¿Estás solucionando el problema de forma momentánea o le estás dando herramientas para que sepa cómo comportarse cuando se dé de nuevo una situación similar?
  • Muestra de forma CLARA y contundente cómo es el comportamiento que se espera. En vez de enfocarte en que es lo que NO debe hacer, ejemplifica de forma clara cómo esperas que sea su comportamiento, dando instrucciones de aquello que puedes creer que “es evidente” o “no necesario”.
  • Utiliza de forma positiva las “consecuencias”. Esto es, sustituye, por ejemplo, el “si te portas mal te quedas sin recreo” por, “si terminas estos deberes, luego leemos tu libro favorito”.
  • Refuerza las conductas positivas. Estamos acostumbrados a señalar cuando las cosas se hacen mal, mientras que cuando se hacen bien no se expresa.
  • No asumas que “por repetición” a lo largo del tiempo, conseguirás que castigos o medidas inefectivas se vuelvan efectivas.
  • Piensa que aunque evitar los castigos negativos puede ser complicado al principio, puesto que la inmediatez que suponen pueden parecer una solución súper efectiva, a la larga los refuerzos positivos son más duraderos y prácticos, aunque requieran más esfuerzo.

Dejar de utilizar castigos negativos es complicado si siempre nos hemos apoyado en ellos, sin embargo, es una tarea gradual que sin duda merece la pena. Los niñxs necesitan comprender el PORQUÉ un comportamiento no es adecuado y CÓMO sustituirlo, y los castigos inmediatos no les hacen aprender, sino que la mayoría de veces solo aportan confusión, miedo o indiferencia.

Aún no hay comentarios

Tu correo electrónico no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.