ALIMENTACIÓN Y AUTISMO - El blog de CerQana

ALIMENTACIÓN Y AUTISMO Desórdenes alimentarios y Pautas

El comer y la alimentación son tópicos comunes entre los padres de niñ@s pequeñ@s. En el caso concreto de los niñ@s con autismo, se estima que alrededor del 75% padecen algún desorden alimenticio, ya sea leA menudo la hora de comer para los niños con TEA se convierte en un momento problemático. Es una tendencia generalizada en la mayoría de casos, y es motivo por el cual muchos padres acuden desesperados a las consultas con esperanzas de encontrar una solución.ve o grave, que en muchos casos suponen casos de sobrepeso o extrema delgadez.

¿QUÉ DIFICULTADES SUELEN PRESENTARSE?

Cada niñ@ es un mundo, y es posible que solo presente algunas de ellas, sin embargo, las más generalizadas son las siguientes:

  • Obsesión por comer siempre una misma comida/alimento
  • No querer probar nunca comida nueva, por lo tanto, comen un número reducido de alimentos
  • No querer comer a la hora que toca
  • Muchas manías en cuanto: color, sabor, textura, temperatura de la comida
  • Obsesión por la forma en que se presenta la comida o alimento (estar acostumbrado a un tipo de envase y si éste cambia, rechazarlo)
  • Mal comportamiento durante la comida (lanzarla, escupirla…)

Toda esta lista suele venir acompañada de estrés, tensión, malestar y preocupación, que sufren tanto los padres como el propio niñ@. 

CAUSAS MÁS HABITUALES

  • Alteración Sensorial
  • Rigidez e inflexibilidad
  • Alteraciones sociales
  • Médicas: Alergias, intolerancias, desórdenes del aparato digestivo, consumo de fármacos…

La alteración sensorial suele ser la más común. Algunos tienen una sensibilidad mayor y distinta a los colores, sabores, texturas, temperaturas. Por ello, cada nuevo alimento distinto supone un reto para ellos. Prefieren por ejemplo colores y sabores suaves (que suelen ser más propios de los alimentos procesados) antes que frutas y verduras (que tienen olores y sabores fuertes).

Otro motivo es el hecho de “romper la rutina” de lo que sea que estén haciendo ese momento. Por otro lado, rechazar alimentos significa “terminar la hora de comer” y volver a hacer lo que estaba haciendo.

Además, la hora de comer es un momento de reunión, en el que puede que haya mucha gente (comedor del colegio) y esto les provoca mucha tensión. A su vez, comer significa estar sentado, sin moverse y atender órdenes (si el niño tiene dificultad de hacer caso, quizás no es tanto el propio problema alimentario si no un problema de conducta).

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Lo primero y más importante es la observación y registro.  Registro de todo lo que el niño come y le gusta o no quiere comer y rechaza y cómo es su conducta en cada ocasión.

Una vez identificados los alimentos (o sabores, textura, color, olor…)  y la conducta, ya podemos empezar a tratar de remediar los problemas.

Consejos que podemos aplicar:

  • No le premies permitiéndole irse si rechaza un alimento. Probablemente a la próxima volverá a hacerlo porque sabe que podrá irse.
  • Crear un ambiente propicio. El ambiente debe ser calmado y relajado. Si nota que te pones nerviosa porque se acerca la hora de comer, él también lo estará. Trata de relajarte y transmitirle a él tranquilidad.
  • Añádele algún alimento que nuevo “escondido” en sus comidas favoritas. Es una forma de que pruebe un nuevo sabor pero de forma más “suave”.
  • Elimina cualquier distracción. A la hora de comer se debe estar sentado, y concentrado en la acción de comer. Si está distraído haciendo otra cosa, no comerá.
  • Evita que coma comidas entre horas. Si come chucherías o bebidas entre horas, a la hora de comer no tendrá hambre, y sin hambre, nadie quiere comer.
  • Cuando coma algo nuevo sin rechistar, remárcale lo bien que lo hace. Puedes pactar con él también cosas como: si pruebas/comes este alimento, después podrás comer este otro (uno que le guste).
  • Dale a elegir: por ejemplo, si quieres que aumente la cantidad de verduras que come, dale a escoger entre diferentes tipos, y que él escoja la que prefiere.
  • Descarta que no tenga ninguna alergia/intolerancia y que por eso no quiera tomar ciertos alimentos.

PACIENCIA

Estos son algunos consejos que podemos darte, pero cada caso es un mundo. Tú mejor que nadie sabes cómo tratar a tu hij@. Sobretodo, no dejes que la hora de comer se convierta en un conflicto familiar. Todos formáis parte de la misma familia así que haced un equipo (por ejemplo: no os critiquéis entre vosotros delante de él).

¡Buen provecho! 🙂

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.