Abraham, un papi Asperger - El blog de CerQana

Abraham, un papi Asperger "Somos muy " normales", capaces de tener una vida llena de cosas maravillosas"

Hoy tenemos un invitado muy especial en nuestro blog, que nos hace mucha ilusión que escriba aquí su testimonio. Se trata de Abraham, un papi con Asperger que colabora con un centro en Catalunya, dando talleres y clases para niños con autismo y asperger, apoyo a familias con niños y adultos para tratar de hacer su vida más sencilla.

¡Os dejamos su blog para que le leáis! www.abrahamros.es

Abraham

Mi nombre es Abraham tengo 38 años y soy Asperger! La verdad cada vez que retrocedo en el tiempo y vuelvo a mi niñez, veo a un niño como cualquier otro, pero con la pequeña diferencia que en mi interior, existían unas inquietudes y un montón de sentimientos poco expresados, supongo que ahora en la distancia, analizar es mucho más sencillo, pero cuando te toca vivirlo, es un auténtico drama, en realidad no sabes que te ocurre, no sabes que te inquieta, no sabes porque dentro de ti parece como si nada estuviera en orden, miras alrededor y lo que ves, no te gusta y mucho menos comprendes, pero en realidad nada te ocurre salvo que el mundo va muy deprisa y no consigues la manera de encajar en él.

Yo era un niño normal, fui un niño normal o por lo menos eso quiero creer, a pesar de nunca estar conforme con nada, te vas haciendo mayor y contigo crecen los miedos, las fobias, las manias, y sobre todo crecen las ganas de estar sólo, de compartir menos tiempo con los demás y poder pasar tiempo con tus pasiones, tus cosas, esas cosas que hacen que poco a poco te vayas alejando todavía más de la gente que tienes cerca, eso seguramente es lo que nos hace más “diferente” al resto, las ganas de estar solos. Pienso que nuestros días son más sencillos, cuando nosotros mismos podemos organizar, preparar cada detalle, cada tarea, cada momento del día, es entonces cuando en mi cabeza hay orden, hay organización, hay tranquilidad.

Antes del diagnóstico, puedo asegurar, que vives el día a día con un estrés y una cierta ansiedad fuera de lo corriente, porque en mi caso, tuve que aprender día a día lo que significa las rutinas sociales, trabajarlas mucho, y de este modo poder tal vez pasar lo más desapercibido posible dentro de un mundo lleno de imperfecciones, lo que parece y es simple para todos vosotros, lo que no os cuesta nada a la hora de tomar una decisión por pequeña que sea, para mí, implica una serie de procesos mentales y calcular un montón de pequeños detalles que esos harán y me llevarán a comportarme y actuar de una manera parecidad a la vuestra. Intento ser “normal” parecer “normal” 5 años después de mi diagnóstico y todavía todos los días debo esoforzarme mucho para que mi día sea menos estresante, claro que he aprendido a saludar, a besar, a tener contacto con la gente, supongo que ese es en mi caso el menor de los “problemas” pero es cierto que una de las caracteristicas fuertes del Asperger en nuestra poca empatía, nuestras pocas habilidades a la hora de expresar sentimientos, por eso es importante cuanto antes tener un diagnóstico, y así poder empezar a trabajar las carencias.

Hoy en mi interior, siguen existiendo dudas, debilidades, inquietudes, y he podido dejar atrás momentos de soledad involuntaria, momentos de carencias afectivas, momentos de angustia….. Ahora cuando pienso en que hago para poder sacar de la cabeza todo eso, la respuesta es sencilla, siempre he sido demasiado perfeccionista, y hasta que no consigo ser un experto en lo que estoy haciendo, no me detengo. ( jugar a cualquier videojuego, ajedrez, poker), esas cosas son las que me distraen, las que me relajan, pero estoy aprendiendo que debo controlarlas, ya que puedo pasarme el día entero con lo mismo sin importarme quien o que tengo a mi lado, y claro ahora siendo padre, todo es más complicado.

Y es que no lo he dicho soy padre Asperger, si de una niña ( Júlia) se llama, de dos años, quien me lo iba a decir a mi, por eso lo he dejado para el final, dicen que las cosas bonitas, y las mejores noticias se guardan para el final, y es que Júlia es lo mejor de mis

días, es una montaña rusa de emociones la que paso a lo largo de un día con ella, pues desde el estrés más agudo, hasta el momento más mágico lo he descubierto y lo descubro a su lado, parece mentira pero así es, creo que nunca llegaré a estar del todo relajado cuando estoy con ella, pero también se, que nunca habría podido ser quien soy hoy, si ella no me enseñara como me enseña sin darse cuenta todos los días.

Así pues, cuando os pregunten como es una persona Asperger, aunque seamos “difíciles, distintos, raros, solitarios, bordes,” os diré que somos muy ” normales” capaces de tener una vida llena de cosas maravillosas, una vida como la de cualquier otra persona que diariamente me cruzo por la calle, somos, al fin y al cabo personas que ve el mundo con otro prisma, y que en su interior no comprende la maldad pero si la nobleza, no comprende la mentira, pero si la imperiosa necesidad de decir lo que se piensa en cada momento, así, que cuando os pregunten, como somos los Asperger, simplemente decir: son gente maravillosa, capaz de enseñar a los que tienen alrededor como ver el mundo con otros ojos.

Muchas gracias Abraham por contarnos tu historia, seguro que leerte ayuda y reconforta a muchas familias 🙂

No olvidéis de pasaros por el blog de Abraham, ¡es maravilloso! 😉  www.abrahamros.es

 

No hay comentarios

Tu correo electrónico no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.